La rabia en perros

LA EN PERROS

rabia-en-perros-300x260 La rabia en perros

La rabia es una enfermedad vírica causada por un virus con una sola cadena de ARN, que afecta a todos los mamíferos (es poco selectivo en cuanto a la especie animal que infecta). El virus que la causa es un virus neurótropo, o lo que es lo mismo, se desarrolla y multiplica en el sistema nervioso. La vía de transmisión del virus es la saliva o secreciones del animal enfermo, que deben ponerse en contacto con heridas profundas que alcancen las terminaciones nerviosas. A través de ellas, realizan un camino ascendente a través de los nervios hasta el sistema nervioso central.

Una vez que alcanza el encéfalo se hace infectante y lo destruye, pues comienza su replicación y se disemina a través de los nervios, por todo el organismo. A nivel central produce una encefalitis. A nivel periférico causa una parálisis de tipo flácido.

También se ha descrito una vía aerógena de infección, viéndose afectadas algunas personas que se han entrado en contacto con una alta carga de virus en el ambiente, como espeleólogos que entran en cuevas con murciélagos o personal de laboratorio.

En el caso de un animal afectado, la enfermedad presenta tres periodos.

1-Periodo de inicio. En él, los animales apenas presentan síntomas, sólo ligeros cambios en el carácter, se hacen solitarios y rehúsan la compañía.

2-Periodo de excitación. En este momento comienzan a desarrollarse los primeros síntomas de parálisis, que afectan sobre todo a los músculos maseteros y de la deglución. Esto hace que los animales rehúsen el agua y la comida, y que se vean incapaces de tragar su propia saliva, de modo que aparece un babeo persistente. El animal aparece muy excitado, con las pupilas dilatadas y muestra signos de agresividad. Esta es la fase en la que muerden.

3-Periodo paralítico. En esta fase los signos de parálisis son muy claros y los animales aparecen decaídos. La mandíbula suele aparecer caída y el babeo es constante (foto anterior). En esta fase los animales no suelen morder. Finalmente se produce una disfunción de los músculos respiratorios y el animal muere.

En función de que cuadro predomine, podemos hablar de dos tipos de rabia:

  1. Rabia furiosa: si predominan los signos de la fase de excitación. Los animales que la presentan no suelen vivir más de 10 días y el riesgo de contagio es grave.
  2. Rabia atontada: predomina más la fase de parálisis y los animales no suelen agredir. Suele ser más rápida.

En general el tiempo de incubación desde la mordedura oscila de 15 a 50 días.

Es una enfermedad mortal y que se puede transmitir al hombre (zoonosis). Por ello, a pesar de que en España no hay rabia en las poblaciones salvajes de animales típicamente portadoras (zorros, lobos, hurones, etc), es obligatorio vacunar periódicamente. La frecuencia de las revacunaciones no es igual en todas las comunidades autónomas: en algunas se debe vacunar anualmente y en otras en cambio, cada 3 años.

Otros temas que también te puede interesar..

This entry was posted in Acicalamiento y belleza, Camadas, Consejos, Criadores, Cuidados e higiene, El cachorro, El perro, El Yorkshire, Nuestras Camadas, Raza Yorkshire Terrier, Razas, Veterinaria and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario